INSPECCIÓN TECNICA DE EDIFICIOS

1.   ¿QUE ES UNA ITE ?

 

La ITE es una inspección visual realizada por técnico competente, arquitecto o aparejador, para determinar las condiciones de habitabilidad, estanqueidad, y estabilidad constructiva del inmueble inspeccionado.

La ITE se formaliza mediante un informe técnico en los que constan los datos de identificación del inmueble, las deficiencias que se pudieran detectar en la inspección si existieran, dictaminando sus posibles causas, medidas a adoptar y plazo para subsanarlas.

2.   ¿Qué se inspecciona en la ITE?

 

La ITE comprenderá de una inspección visual de :

Þ      La estructura,

Þ      Las fachadas, medianerías.

Þ      La cubierta y azoteas

Þ      las redes comunes de saneamiento y abastecimiento,

El fin de esta inspección es la de conocer sus características constructivas, su estado y las patologías que puedan afectar al edificio.

Además, incluirá una toma de datos de la envolvente del edificio, a efectos de su caracterización para un posterior análisis y/o evaluación de la eficiencia energética del inmueble, y de las condiciones de accesibilidad del edificio.

 

3.   ¿Qué edificios tienen que pasar la ITE?

 

La Ley 2/2006, de 30 de junio, de Suelo y Urbanismo regula, en el artículo 200, establece la obligación de las y los propietarios de toda construcción o edificación catalogada o protegida, así como de toda edificación de uso residencial con una antigüedad superior a los 50 años, de encomendar a personal técnico facultativo, cada diez años, la realización de una inspección dirigida a determinar su estado de conservación.

El Decreto 241/2012,de 21 de noviembre , el cual regula la Inspección técnica de Edificios en la Comunidad Autónoma del País Vasco , en su artículo 6 establece la obligación de realizar la ITE a los mismos edificios que indicaba la ley 2/2006.

Este Decreto establece en su disposición adicional primera un calendario de ejecución ordenada de ITEs para el parque inmobiliario de la CAPV en función de la antigüedad de los edificios, siendo este:

Þ   Hasta el 31 de Diciembre del 2.013,los edificios construidos con anterioridad al año 1.901

Þ   Hasta el 31 de Diciembre del 2.014, los edificios construidos entre los años 1.901 y 1940.

Þ   Hasta el 31 de Diciembre del 2.015, los edificios construidos entre los años 1.940 y 1961, y todos los catalogados restantes.

Þ   Desde el 31 de Diciembre del 2.015, anualmente los edificios que tengan una antigüedad superior a 50 años.

 

3.   ¿Qué pasa si no tengo pasada la ITE?

 

Los edificios con una antigüedad superior a 50 años no recibirán ayudas económicas por parte de las administraciones para la realización de trabajos de rehabilitación o reforma del edificio, si no están en posesión del informe ITE.

Los Ayuntamientos, en caso de no presentación de la ITE en el plazo establecido, podrán requerir a quien tenga la obligación para que en un plazo de dos meses presente el documento acreditativo de la realización de ITE. Transcurrido dicho período sin dar cumplimiento al requerimiento el Ayuntamiento podrá actuar de forma subsidiaria y ejercer su competencia de inspección, llevando a cabo la ITE de los Edificios a costa de los obligados.

4.   ¿Quién solicita la ITE?

 

La obligación de solicitar la ITE recae en las personas físicas o jurídicas propietarias de inmueble.

5.   ¿Tienen ayudas la ITE?

 

En la actualidad existen subvenciones o ayudas del Gobierno Vasco que cubren el coste de la ITE hasta un máximo de 1.000 € en los casos que se hayan solicitado ayudas económicas para la rehabilitación de edificio o para costear las reparaciones necesarias de realizar marcadas en la ITE, en caso de que se detecten deficiencias.

 

8.   ¿Qué beneficios tiene   la ITE?

 

El principal beneficio que se obtiene en la realización de la ITE es el conocer el estado de conservación y confort del edificio en el que se reside o trabaja. El detectar patologías que con el paso del tiempo puedan agravar los daños en el inmueble, con un mayor coste de reparación, o que supongan un riesgo físico a las personas.

Siendo nuestra vivienda un bien cuya inversión económica es seguramente la más importante que realicemos a lo largo de nuestra vida, nos facilita el conocimiento para su correcto mantenimiento y por tanto su funcionalidad.

Por otro lado nos otorga el acceso a las subvenciones o ayudas públicas que facilitan el acometer obras de reparación, habilitación o reforma en nuestras comunidades.